Salud refuerza la conexión entre Atención Primaria y hospitalaria con una aplicación de inteligencia artificial para detectar alteraciones en la retina

« Todas las noticias

Salud refuerza la conexión entre Atención Primaria y hospitalaria con una aplicación de inteligencia artificial para detectar alteraciones en la retina

El proyecto NaIA Retinopatía Diabética, desarrollado conjuntamente con el Departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital, ha merecido una distinción nacional de gestión sanitaria por parte de Novartis
Nota de prensa emitida por el Gobierno de Navarra el septiembre de 2022

Los equipos de sistemas de información del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) han desarrollado una aplicación que utiliza la inteligencia artificial como apoyo a la toma de decisiones del personal facultativo del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Navarra (HUN) y de Atención Primaria para la detección de alteraciones de la retina en pacientes diabéticos. De esta forma, se refuerza el vínculo colaborativo entre profesionales de ambos ámbitos y se mejora la eficiencia y la capacidad resolutiva.

La nueva aplicación, denominada NaIA Retinopatía Diabética, que ha merecido el primer accésit en la edición de este año de los Premios Novartis-IESE a la excelencia operativa en gestión sanitaria 2022, ha sido desarrollada de modo multidisciplinar por la Subdirección de Sistemas de Información del SNS-O, el Servicio de Oftalmología del HUN y la Dirección General de Telecomunicaciones y Digitalización del Gobierno de Navarra.

La importancia de la distinción y del propio sistema radica en su aplicación directa en la propia asistencia, más allá del ámbito de la investigación, y en que trabaja sobre los historiales clínicos e imágenes propias, lo que permite una mejora en la eficiencia de la gestión práctica, especialmente la dirigida a personas que padecen diabetes tipo 2, situación en la que se encuentran al menos 38.000 personas en Navarra.

El SNS-Osasunbidea enmarca esta aplicación dentro de su apuesta por la modernización tecnológica del sistema sanitario en general y el empleo de la inteligencia artificial en particular, ya que cuenta con otra serie de proyectos en diferentes fases de desarrollo con tecnología y ámbito de actuación propio que se apoyan en sus bases de datos.

Un salto tecnológico que mejora un circuito asistencial ya existente

Se trata de un salto tecnológico basado en un entorno de sistemas de información integrado que consigue en un circuito asistencial más eficiente, en el que se priorizan los casos más severos y se detectan los signos de retinopatía diabética con más facilidad. Esta mejora asistencial ocurre en el centro sanitario cercano al o la paciente diabética, al que acude a realizarse las retinografías anuales, ya que NaIA Retinopatía Diabética trabaja con retinógrafos que están repartidos por distintas zonas de Navarra.

La retinografía no midriática (sin dilatación de la pupila) es una prueba que las personas con diabetes deben realizarse de manera periódica para detectar precozmente posibles alteraciones en la retina, normalmente en forma de pequeñas hemorragias, exudados, edema, etc.

El circuito como tal se inició a finales de 2005 con el retinógrafo del Centro de Consultas Príncipe de Viana. Con el fin de agilizar la realización de la prueba y evitar desplazamientos a los y las pacientes, se han ido implantando progresivamente nuevos aparatos en Pamplona / Iruña (Centro San Martín), Hospital Reina Sofía de Tudela, Hospital García Orcoyen de Estella-Lizarra y centros de salud de Tafalla, Altsasu / Alsasua, Sangüesa / Zangoza y Doneztebe / Santesteban. Un profesional de Enfermería o técnico realiza la citada prueba a los y las pacientes que lo precisen. Las imágenes se envían a un servidor de imagen que almacena, además de las retinografías, la gran mayoría de todas las imágenes digitales generadas en Salud (PACS), y que está integrado con la Historia Clínica Informatizada, de modo que cualquier profesional de la red puede ver a tiempo real cualquier imagen digital generada en cualquier entorno de Salud de Navarra. En este caso, las imágenes son revisadas por un profesional de Oftalmología o por un grupo de facultativos de Atención Primaria especialmente formados en su interpretación. En el caso de estos últimos, si la imagen presenta alguna posible alteración, se deriva al primero para confirmar o descartar la existencia de patología.

Un avance técnico donde los y las profesionales tienen la última palabra

La nueva aplicación utiliza un algoritmo de inteligencia artificial para el análisis de las imágenes obtenidas por los retinógrafos de la red. El algoritmo ha demostrado una muy elevada sensibilidad para detectar alteraciones (del 94%), así como una alta especificidad para identificar las imágenes que no son patológicas (del 93%), por lo que resulta de gran utilidad como herramienta auxiliar para el personal facultativo. El sistema prioriza los casos más severos, agiliza su trabajo y libera parte de su tiempo para labores más complejas. Las imágenes siempre son revisadas por profesionales sanitarios que son los que toman siempre la decisión clínica.

La aplicación realiza recomendaciones integradas en la historia clínica de atención especializada, indicando si el o la paciente debe ser derivada al oftalmólogo u oftalmóloga. En primer lugar, selecciona la mejor perspectiva de las imágenes obtenidas para cada paciente. Comprueba si tienen calidad como para ser valorables y determina la severidad de las posibles alteraciones de la imagen para que sea remitida o no al profesional de Oftalmología. En este caso, resalta las zonas de la imagen que motivan la propuesta que le realiza al clínico, lo que contribuye a la “interpretabilidad” de la inteligencia artificial (normalmente se resaltan lesiones). Además, genera una imagen mejorada o “visión nocturna” que facilita la valoración de los estudios, a veces mal iluminados, a las y los profesionales clínicos.

Más allá de su uso asistencial, y gracias a su integración estrecha con la historia clínica navarra, el sistema permite que el SNS-O monitorice el circuito de cribado. NaIA Retinopatía Diabética mide la calidad de las retinografías, detectando posibles problemas en su adquisición, y permite comparar las decisiones de los clínicos con las recomendaciones del sistema, lo que está permitiendo una optimización del circuito asistencial basada en datos. Esto constituye un uso estratégico de este tipo de algoritmos pionero en la sanidad pública.

Los algoritmos de NaIA Retionopatía Diabética (redes neuronales profundas) han sido entrenados, optimizados y validados utilizando retinografías procedentes del propio circuito navarro. El Servicio de Oftalmología del HUN ha ajustado estos algoritmos para satisfacer las necesidades del SNS-O, y reevalúa su desempeño de manera continua. El sistema actual ha demostrado un desempeño similar al de un oftalmólogo u oftalmóloga y el SNS-O puede solicitar su reentrenamiento y actualización de manera periódica. Por tanto, el algoritmo no permanece estático, sino que aprende de manera controlada a partir de las retinografías más recientes, siendo ajustado según evolucionan las necesidades del circuito.

Según explica el subdirector de Sistemas y Tecnologías para la Salud, Javier Turumbay, “la principal aportación de esta aplicación es que está integrada en la HCI y se está utilizando como herramienta para la asistencia sanitaria a los y las pacientes, en este caso personas diabéticas”.  “En la literatura es creciente –continúa- el número de aplicaciones de Inteligencia Artificial para Salud, también para el caso que nos ocupa de retinografías, pero muchas veces están desarrollados en el contexto de proyectos de investigación y sin dicha integración, algo fundamental para su utilización por parte de los y las profesionales sanitarias. Para este proyecto se ha requerido del trabajo multidisciplinar de muchos profesionales (personal médico, de Enfermería, de Informática, personal gestor, etc.) que han trabajado sobre los datos de salud generados en nuestro sistema (no sólo las imágenes, sino también datos clínicos y administrativos), y aquí está la clave del éxito”, concluye a la vez de su adaptación al entorno propio: “Es decir, a día de hoy no es posible exportar esta aplicación a otros sistemas sanitarios, como tampoco  incorporar en el Servicio Navarro de Salud-O algoritmos desarrollados por otros actores, ya que requieren una gran integración interna ente sistemas que actualmente no existe y es un reto pendiente a nivel estatal e internacional”.

Entrega del accésit de los Premios Novartis-IESE

Gregorio Achutegui, director gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, ha recibido este jueves, 29 de septiembre, el accésit de los Premios Novartis-IESE a la excelencia operativa en gestión sanitaria 2022, de manos de Juan Alejandro Virgili, market access lead de la compañía farmacéutica.

Achutegui ha agradecido la distinción recibida y ha querido reconocer el trabajo de todas las personas participantes en el proyecto. Asimismo, se ha referido a la importancia de la innovación para apoyar la labor de los clínicos y conseguir progresivamente una mejor atención sanitaria. Igualmente, ha resaltado que este caso es ilustrativo de que, cuando se persevera en la línea estratégica y se comprueban los resultados satisfactorios, se benefician tanto los y las pacientes afectadas como los propios profesionales, que adquieren una nueva perspectiva y mayor asertividad en su labor.

Por su parte, Virgili ha expuesto cómo la iniciativa del SNS-O es un ejemplo de proyectos efectivos “para transformar las organizaciones sanitarias y orientarlas hacia la obtención de resultados”. “La innovación no solo debe ser pensada para lograr el beneficio de las y los pacientes, sino también para impulsar el avance de los sistemas sanitarios hacia prácticas de valor basadas en nuevas fórmulas de gestión”, ha concluido el representante de Novartis.



« Todas las noticias
X